¿Quieres estar informado de las últimas noticias, ofertas y descuentos del festival?
GRACIAS! Hemos recibido tus datos correctamente
Oops! Algo no está bien...
Volver
19/7/19

Viaje a la adolescencia, en un coche, con la radio puesta. Acuérdate de Keane y ponte a tararear

-S: Este sábado toca Keane en Madrid.

-B: (con cara de desconocimiento) ¿Quién?

-S: Keane. K, E, A, N, E.

-B: No sé quién es.

-S: Si hombre sí, la banda británica que arrasó en los 2000.

-B: Ni idea. Canta una canción.

-S: (empieza a cantar):

And if you have a minute, why don't we go
Talk about it somewhere only we know?
This could be the end of everything
So why don't we go
Somewhere only we know?

-B: Ah! Sí, claro que los conozco. So why don't we go. Somewhere only we know?


Desde que supe hace un par de meses que iba a ver a Keane este sábado 20 de Julio en el festival Noches del Botánico (y a llevarme a mi mejor amigo de sorpresa), no he podido resistir la necesidad de compartir con la gente de mi generación la pasión que siempre despertó en mí esta banda. Me iba a tomar una caña con cualquier amigo y no tardaba en comentar que se acercaba mi concierto del verano asumiendo que cualquier persona empatizaría con mi emoción de inmediato.

Para mi sorpresa, la conversación de arriba ha sido la tónica común de todos mis encuentros. Solo tras tararear 2-3 temas conseguía que mi interlocutor sintonizara con la adolescencia y entendiera lo mágico del momento. Resulta que Keane, ya sea por su nombre que no enlaza con su pronunciación para un español o por el paso de los años, se ha convertido en un vago recuerdo. ¡¿Cómo ha podido ocurrir algo así?!

El 10 de mayo de 2004 vio nacer a “Hopes and Fears”, el primer álbum de la banda y todavía hoy uno de los 40 álbumes más vendidos en Reino Unido de la historia con cerca de 3 millones de copias y 9 discos de platino (algunas fuentes hablan de cerca de 6 millones). Keane ganaba dos BRIT Awards en 2005 a “Best British Album” y el de “British breakthrough act”, cerraba una gira de más de 200 conciertos por todo el planeta y la BBC llamaba al grupo a convertirse en la banda de mayor éxito de la década.

Sencillos como “Somewhere Only We Know”, “Everybody’s Changing”, “Bend & Break”, “This Is the Last Time” o “Bedshaped” (todos parte del álbum “Hopes and Fears”) se convirtieron entonces en éxitos icónicos del Britpop que sonaban en la radio cada vez que íbamos al cole, al supermercado, de viaje a la playa, etc. Sonaban los dedos al piano del teclista y compositor Tom Rice-Oxley (a quien Chris Martin intentó tentar en los inicios de Coldplay) o del cantante Tom Chaplin, y todos sabíamos que sonaban Keane y su piano rock.

A “Hopes and Fears”, le siguieron otros 4 álbumes de estudio con éxito cada vez más moderado, pero que dejaron exitazos como “Is It Any Wonder” (parte de Under The Iron Sea, 2006), “Spiralling” (parte de Perfect Symmetry, 2008) o “Sovereign Light Café” y “Silenced By The Night” (parte de Strangeland, 2012).

En el año 2014 la banda entra en un “hiatus” (hiato en inglés) o periodo discontinuo de 5 años. 5 años de cambio trascendental de la industria hacia un mundo en el que ya no compramos discos, no tenemos ni discman, ni mp3 o 4 ni iPod. Quizás sea esta la razón de que la gente se haya olvidado de la banda que nos acompañó en tantos atascos durante 10 años ininterrumpidos.

Hace 3 años se me saltaban las lágrimas viendo la película “Un monstruo viene a verme” (J. A. Bayona, 2016) no solo por la historia sino porque al argumento le acompañaba una maravillosa canción original compuesta por Keane (“Tear Up This Town”) que les pido que escuchen. Volví a escuchar todos los temas de Keane, soñando con que tal vez volverían y podría verlos en vivo junto a un par de miles de espectadores que lleven, como yo, varios años escuchando a Keane en la intimidad.

El sueño se ha hecho realidad. Los de Battle (East Sussex) han decidido volver a los escenarios con su single “The Way I Feel” (el álbum completo verá la luz en Septeimbre de este año) y su “Cause and Effect Tour” que ya tiene cerca de 30 conciertos confirmados por Europa, Estados Unidos y Latinoamérica. Ojalá seamos testigos del renacer de la banda.

Madrid ha colgado el cartel de Sold Out pero aún quedan entradas en Valencia el domingo para los más aventurados. Yo me voy a verles el sábado para viajar al pasado, para mirar a los ojos del público y entender si mi nostalgia es una locura compartida, pero sobre todo a disfrutar de darle una gran sorpresa a mi mejor amigo, con el que tantas veces he cantado Keane a todo pulmón. ¡Qué vivan los años 2000!


Nicolás Fernández

Kulturtado


7/19/2019