¿Quieres estar informado de las últimas noticias, ofertas y descuentos del festival?
GRACIAS! Hemos recibido tus datos correctamente
Oops! Algo no está bien...
Volver
3/7/18

Pat Metheny o el hombre 'a rayas' que se adueñó del jazz a través de su guitarra

El 2 de julio la cosa volvió a ir de guitarras y de virtuosismo. Aunque en un plano bastante distinto al que nos ofreció Jeff Beck, pero de nuevo con las seis cuerdas como las grandes protagonistas de la jornada.

La primera entrega corrió a cargo de Twanguero, que armado con su guitarra ofreció en la Zona Club alhambra un recital de una calidad indescriptible. Es sin duda uno de los mejores guitarristas de España, aunque parece haber nacido entre cáctus y polvo del desierto de Arizona...

De su mano recorrimos 'Carreteras Secundarias' y algún que otro clásico mientras anochecía.

 

Unos minutos sobre las 22:00 aparecía en el escenario del Jardín Botánico el incomparable Pat Metheny. Dueño y señor de la mejor interpretación de jazz a la guitarra de los tiempos presentes. Arrancó la velada con su célebre guitarra Pikasso, de 42 cuerdas y una dificultad extrema. De ella Metheny sabe extraer sutilezas, ritmos y armónicos imposibles y, solo con ella, ambos en escena, pusieron de manifiesto que lo que iba a suceder a continuación en Noches del Botánico iba a ser digno de recuerdo.

Acto seguido le acompañaron su inseparable Antonio Sánchez en la batería; Linda Oh en el contrabajo y Gwilym Simcock al piano. Con ellos interpretó a lo largo de dos horas y media algunas de sus composiciones más reconocidas y con cada uno de ellos se midió en respectivos dúos que fueros largamente aplaudidos por el público.

se tratóun concierto épico el que nos regaló anoche este ganador de nada menos que 20 premios Grammy y del Nea Jazz Masters de 2018, el máximo galardón que se concede en Estados Unidos a los músicos de jazz.

Y como postre, hubo hasta tiempo para las anécdotas: el pintor Gustavo Gil pudo entregarle un retrato realizado por él al propio artista, que lo recibió encantado. Todo un grande, tanto en lo musical como en lo personal.